Siguenos en nuestras Redes Sociales

Image Map

Publica Tu Cuento: UN CUENTO QUE NO ES TAN CUENTO

Nombre*:RENATO AUGUSTO MARTINEZ
Web Site (Opcional):renatoaugustomartinez@gmail.com
Género*:Fantástio
Título*:UN CUENTO QUE NO ES TAN CUENTO
Cuento*:En un día cálido, como pocos; en Alberta, Canadá, nació un pato. Su madre lo llamó Dilan, él vivía con su mamá y un hermano en una parte boscosa de la cuidad; su padre había muerto antes de que él naciera a causa de un cazador furtivo. A pesar de ello Dilan era un patito muy alegre y amigable, el cual crecía muy feliz.
El tiempo pasó y la cuidad donde Dilan vivía creció de manera descomunal, hasta que el bosque donde vivía fue limitándose demasiado. Una noche, en la cual Dilan estaba jugando con sus amigos miró como una nube de gas toxico se aproximaba, la nube de gas provenía de una fábrica de químicos cercana, sus amigos y él volaron a casa, pero la nube siguió avanzando hasta llegar a la casa donde vivía Dilan. Derivado del gas, la madre de Dilan cayó gravemente enferma. Varios doctores la revisaron y algunos pedían esperar solamente un milagro; ya que para la medicina tradicional no existía una cura.
Su vecino que era un oso pardo le dijo que, en China, había un remedio que podía ayudar a su madre a recobrar la salud, así que se despidió de su madre y se dirigió a China a la plaza de Tinamen para encontrar el remedio que podía curar a su madre; el remedio consistía en raíces de plantas silvestres. El vuelo fue muy largo y cada segundo que Dilan paso volando bajo la meticulosa corriente de aire fue horrible, pero logró llegar al lugar indicado. Una vez en la plaza lo recibió un castor de nombre "Exde" y éste le otorgo créditos sociales chinos (una moneda un poco peculiar) para poder comprar el remedio; procedió a buscar por horas, pero no lo encontró; ocurrió algo que lo dejo atónito; el remedio se había acabado y el lugar donde lo vendían estaba cerrado ya que una de las plantas con la que se fabricaba estaba extinta a causa del calentamiento global. Un ratoncito que trabajaba en la plaza se le acercó al verlo tan triste y lo convenció de volver a América con su madre.
La madre de Dilan se ponía cada vez peor, Dilan y su hermano ya muy desesperados consultaron con un hechicero para ver alguna otra cura a su terrible estado y este les dijo:
- Si la quieren curar, a África deben volar y a la cima del monte más grande tendrán que llegar-
Y dicho y hecho, Dilan y su hermano pusieron manos a la obra y comenzaron a volar hacia el monte que estaba ubicado en el desierto del Sahara, llegando a la cima de la montaña más alta buscaron hierbas medicinales, pero no encontraron ninguna debido a la intensa lluvia que estaba en el desierto, a causa del cambio climático.
De regreso, una jirafa les dijo que esas plantas medicinales también podrían encontrarlas en la Patagonia Argentina, en una de las montañas más altas y frías; así Dilan y su hermano comenzaron la ventura, cuando llegaron, nuevamente tuvieron una gran decepción, al darse cuenta de que la montaña más alta, no era ni fría ni nevada y que ya hacía varios años que ninguna planta crecía en esa zona. Dilan y su hermano volvieron muy tristes con su madre.
Paso tiempo y resignados a la mala salud de su madre, solo pensaban y esperaban el peor de los escenarios, los días transcurrían cuando un milagro ocurrió, su madre repentinamente mejoró de salud. La madre de Dilan estaba sana y salva, gracias a que la fábrica fue forzada a cerrar debido a la contaminación del lugar.
Acto seguido, este se dio cuenta que la causa de porque su madre había enfermado, era la contaminación que causaba la fábrica, así que se dispuso a reunir a sus vecinos para derribar la fábrica y que nunca más pudiera volver a contaminar. Así que fueron por una pizza y de repente un camión lleno de estrellas de peluche lo destruyo todo.
A pesar de que el lugar ya no estaba tan contaminado, Dilan, su madre y su hermano decidieron mudarse a México, y en el camino tuvieron que librar una terrible tormenta la cual casi hace que volvieran a su antigua casa, sin embargo, se daban palabras de aliento uno a otro y así pudieron llegar a Toluca.
Llegando a Toluca, Dilan llevo a su madre al hospital. Luego de estar en el hospital, hicieron una reflexión de 40 minutos de pensamientos profundos, dándose cuenta de que todas las situaciones que vivieron eran parte de un cuento, nada era real; esto lo supieron al ver los bocetos de varios cuentos e historias a su derecha.
Esto los afecto a todos, pero más a Dilan, el protagonista; ya que sabía que aquel "ente" llamado "autor" podía controlar todo y decidir si alguien vivía o moría en su escrito; Dilan muy consternado se dio cuenta que el escritor mato a su padre con el poder del guion, dejándolo con un vacío metafísico que lo atormentaba constantemente. Dilan a partir de ese momento no podía dormir al saber que su vida era manipulada con fines de entretener al público.
Una noche se decidió a escapar de esta rara prisión, lo intento mucho, pero de nada sirvió ya que parecía que estaba hecha de chispas de chocolate con concreto y acero. Las veces que lo intentó nunca pudo escapar.
Mucho tiempo después, su vida se trastornó, sufrió un cambio en el cual lo único en su vida que importaba era su libertad. Nunca se dio por vencido y un día logro con su llanto logró destruir un pedazo de los barrotes que lo aprisionaban; de ese agujero salía tinta, estática y voces que decían palabras espeluznantes, pero sin pensarlo salto al vacío.
El vacío se sentía extraño, solo era dominado por una intensa nada, al ver a su alrededor Dilan noto que él había perdido color y se estaba volviendo un garabato, por suerte volvió a encontrar el lápiz de aquel ser llamado "escritor"; una vez que lo agarro sintió como su realidad fue borrada y así desapareció. Dilan pidió salir, pidió reaparecer, aunque su vida fuera lo que el escritor quisiera, cuando comenzó a escuchar una voz que le decía: ¡Despierta!
Dilan confundido despertó, todo había sido un sueño, su madre le estaba llamando para desayunar, ya que se le estaba haciendo tarde para ir a la escuela. Dilan aún desconcertado desayuno y se fue al colegio; pensó que ya todo era normal, cuando al llegar noto que todo andaba raro, los demás torcían la cabeza por completo, eran erráticos y susurraban cosas incomprensibles.
Términos y Condiciones*:Acepto los Términos y Condiciones

No hay comentarios.:

Publicar un comentario